Las Odio + Trepàt + Oviedo = combinación ganadora

Con las pilas recargadas y después de estos días festivos, toca retomar la agenda musical. El próximo Sábado 22 en la sala ovetense La Salvaje disfrutaremos de un doble concierto:  Las Odio y Trepàt + Dj Intronauta.

Conciertos muy esperados por esta zona y que seguro no van a pasar desapercibidos para sus asistentes.

Hemos tenido la oportunidad de hacerles unas preguntas a estos dos grupos que el Sábado abrirán las puertas de La Salvaje para todos aquellos que estén dispuestos a pasar una buena noche y conocer nuevas propuestas musicales.

Las Odio, por ahí he leído cosas como riot grrrls, punks, grupo de chicas… ¿podemos salir de todos estos clichés y autodenominaros de alguna manera?

No creemos que Riotgrrl sea una etiqueta. Es una proclama con la que nos sentimos muy cómodas, alude a la música como herramienta de las luchas feministas, para romper clichés, precisamente, y no conformarnos con los modelos de “feminidad” mayoritarios (de entes pasivos, cuerpos deseables, musas, etc.), sino de forma activa y sin pedir permiso a nadie, aportar otras visiones y otras representaciones culturales (con las letras de las canciones, con las formas de organizarnos, con la manera de comunicarnos). Es tomar nuestro espacio, y hacerlo a nuestra manera, reclamando el placer, el baile y la diversión  dentro de la reivindicación política.

No nos gusta el uso de “grupo de chicas” como etiqueta musical, porque nos parece que limita el discurso de las mujeres a una consideración superficial. Creemos que es importante tomar conciencia de la presencia o ausencia de mujeres en el mundo cultural y darle su valor, pero también una vez eso hecho eso, tratar de reducir tus prejuicios y no etiquetar, sino escuchar lo que te tienen que decir.

En cuanto a “punk” hay un debate abierto en el grupo. De forma ortodoxa está claro que no lo somos, pero hablar de punk ortodoxo me parece un oxímoron. La inmediatez y la simplicidad son punk. El hacer las cosas sin buscar el permiso de nadie, por la necesidad o las ganas de hacerlo, también. Los carnets de autenticidad son poco punk.

Trepàt, hace poco habéis estado tocando en Coruña, Bilbao, Miranda de Ebro y ahora os toca Oviedo, es verdad eso que dicen que de Madrid hacia el norte somos un poco secos? ¿Qué sensaciones os están transmitiendo en los directos?

Del norte llevamos bajo el brazo memorables momentos. Recordamos conciertos muy bonitos en los que ha emergido una magia que en pocos sitios hemos sentido. También nos llevamos grandes amigos.

¿Cómo os preparáis antes de dar un concierto? y si todo sale tal y como esperabais… ¿cómo suelen terminar vuestras noches?

Trepàt: Rondamos los pasillos traseros algo agitados, algo nerviosos, algunos se maquean y otros calientan cuerpo y voz, treinta segundos antes de salir al escenario nos abrazamos en círculo y nos miramos a los ojos para establecer comunicación.
Aún sentimos la necesidad de celebrar los conciertos, de vivir la noche de las ciudades desconocidas, aún sentimos esa magia.

Las Odio: Tomamos alguna birra, nos pintamos la cara y nos vestimos, hacemos nuestros pequeños rituales y nos ponemos más o menos nerviosas. Las noches suelen acabar de fiesta. Si estamos en una ciudad que no es la nuestra, con gente random que nos lleva a sitios aún más random. Ese es el mejor plan. Llevadnos de fiesta por Oviedo, anda.

No es nada nuevo ver que año tras año los mismos grupos se repiten en el amplio abanico de festivales que tenemos en el país. ¿Qué opinión os merece, creéis que se apoya poco a los grupos que están empezando para favorecer el tirón y la venta de entradas que pueden generar los “cabezas de cartel”?

L.O. Desde fuera lo vemos como una mezcla de conservadurismo y cierta pereza en la programación. En muchos festis da la sensación de que a la hora de elegir cartel el criterio es poco romántico. No debemos olvidar que a pesar de ser eventos culturales, la mayoría son concebidos también como un negocio, y como tal, su principal objetivo es vender entradas. Las complicaciones éticas sobre el contenido vienen cuando estos eventos concebidos como negocio reciben además subvenciones de dinero público. Pensando en un mundo ideal, molaría que, más allá de los cuatro grandes nombres para vender muchas entradas, los programadores se recorriesen las salas pequeñas de sus ciudades para ver qué se cuece realmente, en lugar de quedarse con la lista de nombres del catálogo que les ofrecen sus agencias, representantes o sellos cercanos. Pero ya pensando en el futuro creo que la tendencia es otra. Poco a poco van surgiendo festivales más pequeños y especializados, más coherentes en cuanto a estilo y sonidos y el futuro va más por ahí que por los macroeventos de identidad difusa.

T. Nuestra obsesión es trabajar y trabajar para hacer cada vez mejores canciones que lleguen a más público.

El Sábado vais a tocar en La Salvaje, una sala en la que se pueden disfrutar de una gran variedad de conciertos de bandas menos usuales o atípicas que de otra forma no podríamos ver, ¿creéis que gracias a proyectos como este, los grupos que lleváis menos tiempo en la escena podéis llegar a un público más amplio?

T. Toda exposición al mundo es buena, no hay mejor promoción que un público satisfecho tras un concierto. Estos proyectos nos conceden la oportunidad de acceder a un público que de otra forma no podríamos acceder. Sí, estos proyectos son los que nos pueden hacer escalar.

L.O. Es importante que haya una red de apoyo a los grupos emergentes, desde bares y salas de conciertos que apuesten por estos formatos, hasta locales de ensayo, tiendas de música o escuelas y talleres que faciliten el acceso a la música a las personas de cualquier edad, además de las iniciativas que surgen desde la autogestión y el DIY -igualmente necesarias. En cualquier caso, el papel de las salas de conciertos como La Salvaje es imprescindible en la ecuación, todas las ciudades deberían contar con recursos para apoyar a los grupos que acaban de nacer o que son menos conocidos para el público mayoritario.

Pregunta de examen, ¿Que sabéis de Oviedo, aparte de los cachopos y la sidra?

L.O. Conocemos bien la calle Gascona, con buenos cachopos y sidra, pero también a músicos y músicas de Oviedo, salas como La Lata de Zinc o espacios como Manglar, donde además actúan dos grupos que nos flipan el mismo día que nosotras, Juana Chicharro y Las Jennys de Arroyoculebro. Ellas tocan por la tarde, así que da tiempo a ir a verlas a ellas y después cruzar la calle y vernos a nosotras y a Trepàt.

T. Oviedo es Vetusta. Tiene cerca uno de los puertos más míticos del ciclismo, el Angliru, también famosísimo el Teatro Campoamor y el arte románico de la zona.

Cuándo: Sábado 22 de Abril
Dónde: La Salvaje, C/ Martínez Vigil, 9, Oviedo
Precio: Anticipada 10€, taquilla 13€
Entradas: La Salvaje o aquí.

Os dejo la programación para la lo que queda de mes de Abril.

Programación Abril La Salvaje

Programación Abril La Salvaje, diseño Emilio Lorente

Algunos de los imprescindibles de Mayo:

  • Viernes 5 TERBUTALINA + THEE OPERATORS
  • Viernes 12 PINGÜINO 
  • Sábado 13 BRIAN HUNT 
  • Domingo 14 FRIST BREATH AFTER COMA
  • Sábado 20 STEVE SMYTH
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s